Sobre el arte de contar historias

Una historia no es como un camino a recorrer… es más como una casa. Entras y permaneces ahí por un rato, explorando de un lugar a otro y quedándote donde te gusta y descubriendo como la habitación y los pasillos se relacionan entre sí, cómo el mundo exterior cambia por ser visto desde esas ventanas. Y tú, el visitante, el lector, cambias también por encontrarte en este espacio encerrado, bien sea amplio y sencillo o lleno de vueltas retorcidas, o escasamente u opulentamente amoblado. Puedes regresar una y otra vez, y la casa, la historia, siempre contiene más de lo que viste la última vez. También posee un sentido tenaz de sí misma, de ser construida de su propia necesidad, no sólo para acogerte o cautivarte.

A story is not like a road to follow … it’s more like a house. You go inside and stay there for a while, wandering back and forth and settling where you like and discovering how the room and corridors relate to each other, how the world outside is altered by being viewed from these windows. And you, the visitor, the reader, are altered as well by being in this enclosed space, whether it is ample and easy or full of crooked turns, or sparsely or opulently furnished. You can go back again and again, and the house, the story, always contains more than you saw the last time. It also has a sturdy sense of itself of being built out of its own necessity, not just to shelter or beguile you.

Alice Munro. Introducción a su antología de cuentos selectos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s