Marzo

Tarde de humo y serpientes en llamas
un grano del reloj de arena estalla el vidrio
se suspende mi mundo entre dos gritos:

desconsuelo de mi madre
indolencia de cualquiera

en el medio yo
haciéndome nada con todos
el corazón líquido
un océano de tristeza
difundiendo vida
en azules acuarelas

Recuerdo tu momento de mayor locura
mencionando un sol índigo
que enciende historias olvidadas
-historias necesarias-
del fuego sagrado en el alma
para sacar de la oscuridad
la dimensión femenina
fuerza de los frágiles
arte de dedicar poemas, cartas y libros
valentía para decir la verdad a quien sea
orgullo de ser yo mismo
venezolano, latinoamericano, un ser humano

¿Sabes algo?
en ti siempre se reflejó
la guitarra soñadora de mi padre
y en esa madera brillante tú también te reflejaste

Y lo juro
ayer pude verte pasar
frente a la fila de próceres
con la emoción de un cuento
que hace mucho tiempo
vi condensarse en niebla
esa niebla en minerales
el mineral en estatuas
esas estatuas en sangre
la sangre en unos latidos
y los latidos en carne
la carne en consciencia viva
la vida en algo palpable
un mito que me has legado
con un final memorable:

se cuadraron en tu honor
los mismísimos inmortales

Ahora me toca a mí escribir la segunda parte

luego te sentí ascender
explotar en supernova
llover en hermandad
dejarnos una dulce estela de paz

Hoy las lágrimas riegan mi jardín de cristal
Mañana lo volverán tricolor cuando te sienta pasar

Líneas para siempre recordar lo que me diste con la historia de tu vida.

Hugo Chávez, inspiración eterna. Gracias. Hasta la victoria siempre, Comandante.

Madrugada del 7 de Marzo de 2013.