Aurora

Sentado bajo una aurora del norte
ante un manantial circular
entre colinas sin fin arropadas de grama

Cierro los ojos

Traigo el recuerdo aún no vivido
de una noche gélida del altiplano
donde lo invisible se respira como hilos

Siento a una fina mujer agarena
de hombros descubiertos, tímidos, perfectos
cortejando discreta detrás de un saludo

Al revivir la chispa interior, transformo

Los latidos de la palma de mi mano izquierda,
un camaleón miniatura sobre la punta de un fósforo,
toda la lluvia respirada,
la puntualidad de las mañanas,
la integridad de una vela blanca,
los cambios que no se notan,
los hielos eternos,
el rumor de un desierto de otros tiempos,
el sonido de mis pasos,
la imagen a lo lejos de una montaña,
la sonrisa de dos niños Tibetanos
y el nacimiento en una puesta de sol

En el trueno dulce de dos dedos
despertándome a la vida

Estás vivo
Estás viva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s